Cómo Leer Mas Rapido

Cómo leer mas Rapido

1. La Lectura Lineal es ineficiente-no tienes que leer cada palabra para poder extraer la información que quieres

Tu meta, cuando estás leyendo un libro de no-ficción, no debería ser leer cada palabra de cada página; tu objetivo debería ser extraer la información útil del material.

La lectura lineal (leer palabra por palabra) es muy ineficiente. Para poder mejorar tu velocidad de lectura deberías hacer un tipo de lectura no-lineal. Esto significa saltar párrafos, tomar notas, referencias y ojeadas rápidas.

Repito: el objetivo no es leer el 100% de las palabras en el texto; tu objetivo es extraer toda la información relevante que va a serte útil.

Esto va a llevar algún tiempo. No leer todas las palabras de un libro se parece a no comerse toda la comida en el plato. Normalmente, debe ser algo realmente malo para que dejes tu plato sin terminar.

Una vez que comprendas que la lectura no-lineal es lo que debes hacer, vas a leer mucho más rápido, y recuerda: deja el libro en la estantería una vez que has obtenido la información que querías de él.

#2. Elige tus batallas: edita sin compasión tu pila de libros sin leer

¿Tienes, por casualidad, varios libros o documentos esperando ser leídos? Entre los documentos, email, libros… tu pila de lectura se está convirtiendo en un monstruo.

Necesitas tener prioridades y elegir los materiales más críticos primero. Imagínate que fuese una Sala de Urgencias, donde los doctores primero identifican a los pacientes que necesitan ayuda urgente; los demás pueden esperar. Un infarto va a tener prioridad sobre un caso de indigestión.

Puedes aplicar los mismos principios a la lectura; quizá tengas una larga lista de materiales para leer, pero algunos documentos van a tener prioridad sobre otros.

Tienes que ser claro con respecto a lo que quieres conseguir, para poder ser efectivo a la hora de escoger el material de lectura. Necesitas tomarte 5 minutos primero para definir tus objetivos (¿qué información quieres extraer del documento?). De este modo será mucho más fácil decidir si ciertos materiales de lectura te ayudarán a conseguir lo que quieres.

#3. Preguntas antes del Contenido: el poder de las Metas

Esto quizá te resulte sorprendente, pero ahí va: la lectura efectiva NO empieza al coger el libro para leerlo. Vas a multiplicar la efectividad de tu lectura al pasar, simplemente, 3 minutos antes de empezar a leer para decidir lo que te trajo a este libro específicamente.

Necesitas establecer objetivos o metas para ese libro y decidir lo que quieres aprender de ese material. Al darte cuenta de lo que quieres saber antes de empezar a leer, tu mente se va a concentrar en encontrar la respuesta a esas preguntas; y será mucho más fácil reconocer la información útil cuando la veas.

Simplemente hazte, antes de empezar a leer, estas dos preguntas:

  • ¿Por qué estoy leyendo este libro?

  • ¿Qué quiero aprender de este libro?

 

#4. Condicionamiento: los beneficios de un vistazo rápido

Condicionamiento significa, en este caso, “programar” tu cerebro para que se dé cuenta de ciertas cosas sobre su entorno. Por ejemplo, piensa en un tiempo en el que querías comprarte el Audi A5. De repente, sólo veías Audi A5 por la carretera. Si esto te ha pasado, entiendes lo que quiere decir condicionamiento. No fue que la gente se diese cuenta de que ya no querían más sus Ford y sus Mercedes, y se comprasen todos Audi A5. Es simplemente que tu cerebro estaba buscando Audi A5 por las calles y estaba filtrando los otros coches como irrelevantes. Tu cerebro estaba enfocado sólo en encontrar Audi A5, por eso te diste cuenta cuando aparecieron a tu lado.

El condicionamiento pasa inconscientemente, pero puedes ayudar a provocarlo. Al establecer metas u objetivos antes de empezar a leer, básicamente le estás diciendo a tu cerebro que filtre el resto de las cosas para que así te puedas centrar en lo que te interesa.

Este hábito de condicionamiento te va a dejar leer mucho más rápido (si estás muy familiarizado con el condicionamiento, puedes ojear todo el libro hasta que tu cerebro reconoce algo como importante para ti). Mientras ojeas, encontrarás que tus ojos se paran en las partes del texto relacionadas con lo que estás buscando.

Más trucos de nivel avanzado: la Tabla de Contenidos y el Índice. La tabla de contenidos te da información sobre la estructura del libro, el contenido y el orden. El índice es básicamente un mapa con los términos clave del libro. Cuando quiera que encuentres un término que no conoces con un gran número de citaciones, probablemente será importante (así que escríbelo en una lista de términos esenciales antes de empezar a leer).

Simplemente con que establezcas tus metas previamente, y con la ayuda del condicionamiento, vas a sentir que vuelas por el libro.

#5. El pensamiento es más rápido que la palabra

Probablemente el mayor obstáculo para leer más rápido es la subvocalización (leer en tu cabeza en voz alta). El primer paso para eliminarlo es darte cuenta de que lo haces. Darte cuenta de que puedes comprender el material sin subvocalizar va a incrementar tu velocidad de lectura dramáticamente.

#6. Tus ojos pueden absorber más información de la que crees

Tus ojos son una de las maquinas más perfectas que existen. Tus ojos pueden fácilmente tomar más de una palabra cada vez. En vez de hacer esto, deberías tomar grupos de entre 3-5 palabras cada vez. Esto incrementará tu velocidad de lectura y mejorará tu comprensión.

#7. Toma notas para una mejor comprensión y retención

Leer no es una actividad pasiva (como ver la televisión). Es un proceso mental activo que resultará en todo tipo de inesperadas conexiones y entendimientos, así que mejor que estés preparado para capturarlos antes de que los olvides.

No dudes en escribir mientras lees. Tomar notas va a reforzar lo que has aprendido y creará un archivo de tus pensamientos para futuras referencias.

#8. Elimina distracciones para mejores resultados

Para poder leer rápidamente debes estar concentrado y enfocado. Si tu teléfono está sonando, estás recibiendo whatsapps cada 2 minutos, o tienes a gente interrumpiendo todo el rato, no vas a conseguir nada. Mejor encuentra un lugar donde te puedas concentrar durante periodos de tiempo más largos.

#9. Desafía al autor-recopila tus preguntas y objeciones

Recopilar tus pensamientos mientras vas leyendo es una oportunidad increíble de involucrarte con el autor y otros lectores y hablar sobre el libro. Una vez que has hecho un esquema de tus pensamientos con respecto a ese libro, te vas a encontrar en un lugar donde puedes tener interesantes discusiones sobre el libro con otras personas (y hoy en día, a través de Twitter, a lo mejor incluso puedes hablar con el autor).

#10. Leer no es suficiente- Concéntrate en APLICAR lo que lees

Tu objetivo al leer no-ficción no es leer una buena historia, lo que quieres es leer algo útil, practico. Tu lectura no va a dar beneficios hasta que no apliques lo que aprendes. Después de leer un libro de no-ficción, debes ser capaz añadir 3 cosas que hacer a tu lista de tareas.

La Lectura Efectiva de No-Ficción es una Habilidad- Los dividendos son enormes

Recuerda que la lectura efectiva de no-ficción es una habilidad. Lleva algún tiempo y práctica para poder aprenderlo; pero una vez que lo haces, vas a incrementar tu velocidad y productividad enormemente.

Supongo que a estas alturas querrás poner en práctica lo que acabas de aprender, así que, aquí va un reto para ti. Coge un libro que quieres leer y date a ti mismo una hora (no más). Tienes que seguir estos pasos:

  • Escribe en papel: ¿Por qué estoy leyendo este libro?

  • Escribe en papel: ¿Qué quiero aprender de este libro?

  • Echa un vistazo al libro

  • Toma notas

  • Elimina las distracciones (encuentra un buen sitio donde puedas concentrarte)

  • Desafía al autor (escribe en papel tus ideas mientras lees).

Después de hacer esto, déjame saber qué piensas del experimento y cuéntame que tal te fue. Mándame un email a unaivero@gmail.com y cuéntame cómo te ha ido, cómo has mejorado, y cuáles son los principales problemas con los que te encuentras.

Suscríbete a Nuestra Newsletter…100% GRATIS