Creeme, te estoy mintiendo

Hace un par de años leí este libro de Ryan Holiday  sobre los blogs de noticias en internet, y la verdad es que es uno de esos libros que no te dejan indiferente.

Hay un antes y un después sobre la forma en que entendemos las noticias que nos llegan de internet; la manipulación y la corroboración de la idea por la cual, si de verdad quieres ser productivo y feliz, lo mejor que puedes hacer es dejar de ver o leer las noticias .

En internet, el mayor indicador de la viralidad de un artículo es cuánta indignación te produce.

Los periódicos en internet no dependen de venderte el periódico en sí, sino de que accedas a la noticia. Los periódicos en internet reciben ingresos de publicidad en función de cuánta gente acceda a la noticia y, de ese modo, cada vez que alguien entra en la noticia reciben dinero de publicidad.

Por esa razón hoy en día todas las noticias en internet tienen títulos que llaman la atención y que te hacen clicar la noticia; aunque luego, la mayoría de las veces, el título no tenga nada que ver con la noticia en si o lleve a engaño.

El tráfico, las altas impresiones, y los ingresos procedentes de la publicidad traicionan la labor del periodista y a los lectores.

El cliente final del periódico ya no eres tú (el lector), sino las compañías de publicidad.

Antes un periódico necesitaba atraer a la gente para que lo comprara, así que se esforzaban por satisfacer a sus consumidores. Ahora los periódicos, ya que no venden el periódico en formato papel, sólo necesitan a los lectores para que hagan clic en la noticia, pero su verdadero cliente es la agencia de publicidad que les paga por cada vez que alguien hace clic en esa noticia (que viene con un anuncio al lado).

Así que los periódicos ya no necesitan, ni se preocupan, de tener las noticias mejor elaboradas o de decir la verdad, simplemente necesitan poner títulos llamativos y que generen indignación. De esa forma accederás al artículo y ellos harán dinero con la publicidad.

Los blogueros no tienen opción si quieren hacer dinero. No se les paga prácticamente nada, sólo se les paga un porcentaje del dinero que se cobre de la publicidad. Y, para poder subsistir, necesitan escribir varios artículos al día, para que más gente acceda a esos artículos y más dinero haga.

Así que, si tienes a una persona que necesita escribir varios artículos en un día, poner un título que atraiga a la gente, y todo esto desde su casa, sin salir a la calle o a donde esté la noticia; la calidad o la veracidad de las noticias quedan en seria duda.

El autor de este libro describe cómo conseguía publicidad gratis para su compañía (American Apparel) mandando noticias falsas a blogueros, que estos no se molestaban en contrastar. Por ejemplo, cuando quiso conseguir publicidad durante la promoción de un libro, fueron a varias paradas de autobús en las que el libro estaba anunciado, lo llenaron todo de grafitis, y luego mandaron la noticia a varios blogueros sobre cómo la gente estaba odiando el libro por lo que decía.

Qué ocurre con esto? Un bloguero lo escribe, y luego decenas, cientos, miles de blogueros que necesitan publicar noticias para ganar dinero, copian la noticia y cambian un par de frases; con lo que consigues una noticia que da la vuelta al mundo en poco tiempo y que, al no haber sido comprobada, se convierte en “verdad” (Eso es lo que pasó en el caso anterior; la noticia llegó a los grandes periódicos y ya se convirtió en “verdad”).

Los blogs publicarán cualquier cosa siempre que se las mandes con sentido de urgencia (“la noticia saldrá a la luz en 4 horas si no la publicas tu antes”).

Puedes dar esta excusa de urgencia a todos los blogs a los que mandas la noticia, y todos ellos competirán por ser los primeros en publicarlo. Lo mejor que puedes hacer para que te publiquen es poner una fecha límite arbitraria.

 

El modo de contrastar la noticia por parte de los blogueros tampoco es muy serio. Cuando lees una noticia, te dirán que la información viene de “algunos usuarios de Amazon”, “algunos twitteros”… Pero nunca te dan información específica.

“Si los periódicos son útiles para acabar con las tiranías, es solo para poder establecer su propia tiranía.”

Cuando hablan sobre una noticia, y quieren publicar algo nuevo, en vez de actualizar la noticia, lo que hacen es crear una noticia nueva (para generar más ingresos de publicidad). Y, si se equivocan o mienten (y tienen que pedir perdón), lo hacen también de este modo, creando un nuevo post. De este modo, se crea un laberinto de distintos posts sobre la noticia, y la disculpa queda también enterrada, de modo que poca gente la descubrirá.

 

Los blogueros necesitan producir noticias constantemente. Para mantenerte tan interesado y enganchado con la “burbuja informativa” que ni siquiera te das cuenta de que estás en una.

“La locuacidad teme el silencio que desvela su vacío”

Los blogueros ven sus posts como parte de su proceso de aprendizaje (para saber si la noticia es verdadera o no). Los blogueros lo ven como algo en BETA. BETA es un proceso que usan los informáticos para decir que un producto está en desarrollo. Las noticias como BETA plantean el riesgo de una falsa realidad.

El periodismo nunca puede ser verdaderamente iterativo (BETA), porque tan pronto como la noticia es leída se convierte en hecho (en este caso, un hecho pobre y erróneo)

 

Tener la noticia bien sale caro; tenerla primero es barato.

 

A qué oficina puedo acudir para recuperar mi reputación?

Las noticias de este modo son fáciles de levantar, pero pesadas de acarrear y difíciles eliminar.

Las correcciones online son una broma. Las correcciones no sólo no solucionan el error, sino que se vuelven en tu contra y hacen la confusión mayor

Upps, parece que los errores son bastante más difíciles de corregir de lo que creíamos. Y tratar de hacerlo sólo empeora las cosas. Supongo que no deberíamos haber presionado tanto en este tema para no perjudicar a tanta gente.

Para algunos blogueros; jóvenes; viviendo con sus padres; sin idea del mundo exterior; este tipo de noticias es un juego. No quieren decir lo que dicen, lo publican como si no fuese a afectar a nadie.

“Hay una razón por la cual los débiles se dedican a usar la ironía o la malicia mientras que los fuertes simplemente dicen lo que quieren decir”

 

  • La ironía o la malicia hacen sentir al bloguero una fuerza que, en el fondo, sabe que no posee

  • Los blogueros de deportes están claramente celosos de las habilidades atléticas y la fama de los profesionales a los que cubren

  • Los blogueros no tienen reputación propia que arruinar, sólo notoriedad que ganar.

“La única forma de saborear la fama que tienen algunas personas es darle un mordisco a la tuya”

Suscríbete a Nuestra Newsletter…100% GRATIS